Cuando el Coaching y yo nos enamoramos

cuando el coaching y yo nos enamoramos

Descubrí el mundo del coaching casi por casualidad. Fue una época de búsqueda en la que sentía que mi “trabajo ideal” no existía. Si pensaba en todo lo que me gustaba, no encontraba ninguna conexión. El caso es que había miles de pistas a mi alrededor que me indicaban el camino, pero está claro que, como decía siempre mi madre; “no hay mayor ciego que el que no quiere ver”.

Mi pasión por ayudar a los demás, mi afición a escribir, la educación, la filosofía, el mundo de las emociones, etc… no parecían tener ninguna relación entre ellas. Sentía que tenía mucho que ofrecer pero desde ese caos era imposible. Mi sensación era la de no ser lo suficientemente buena en nada o, al menos, nada que fuera útil a los demás.

Como suele pasar en la vida, en un momento de profundo dolor, todo cobró sentido. De repente, me di cuenta de qué quería hacer, qué tipo de empresa me gustaría poner en marcha. En cuanto conecté con esa posibilidad, dediqué varios meses a definir mi idea y elaborar una estrategia coherente a mis valores.¡Y ahí me encontré con el primer reto!

El coaching está en auge. Por un lado, es algo positivo, porque es raro encontrar hoy en día a alguien que no haya oído hablar de esta metodología. Pero también tiene una parte negativa. Al ser algo novedoso, hay mucho desconocimiento acerca del coaching. A menudo, se le da una connotación negativa, se considera que es una “hermana pequeña” de la psicología, y los profesionales somos cuestionados.

No exagero si os digo que dediqué meses a informarme, a consultar con asociaciones, fundaciones, otros profesionales (entre ellos psicólogos),escuelas de Coaching, así como toda cuanta información caía en mis manos antes de decidirme completamente a emprender este camino. Finalmente, decidí formarme con quien yo considero lo mejor en el mundo del Coaching en este momento, pero me costó romper la barrera de mi propia creencia de que solo una carrera universitaria me haría alcanzar el status de incuestionable.

Estoy orgullosa de mi etapa universitaria, decir lo contrario sería mentiros. Y, la verdad, no he llegado hasta aquí para no vivir desde la honestidad. Pero yo he aprendido a conocer y ayudar a las personas de verdad en la Academia de Tino Fernández y, especialmente, cuando realicé el Máster Internacional de Coaching Estratégico.

Mientras hacía el Máster, me formé en otras escuelas y metodologías, pero reconozco que mi día a día está impregnado de Coaching Estratégico: una herramienta que te sacude, te empodera y te transforma hasta conseguir hacer de ti la persona que no te permites llegar a ser por tus miedos, máscaras y vergüenzas. Ahí descubrí que llevaba mucho tiempo sin escucharme, sin preguntarme qué era lo que realmente quería.

Y me prometí que nunca más daría un paso sin preguntarme si realmente me estaba llevando a dónde quiero estar. Al vivir en coherencia, desarrollar un proyecto empresarial tan en línea con lo que soy, con lo que siento y quiero, las cosas empezaron a salir solas. Empecé a tener mucho trabajo (en ocasiones más del que podía atender) y se me abrieron distintas oportunidades.

Otros/as coaches empezaron a preguntarme cómo lo había hecho y empecé el primer proceso de Mentoría, que no es más que ayudar con tu experiencia a que otras personas obtengan resultados que tú ya has conseguido.Es una de las facetas de mi trabajo que más me gusta. Ver que gracias a mis miedos, dudas y frustraciones, evito que otros lo sufran solos y les sea más llevadero, me provoca una satisfacción enorme. Definitivamente, he encontrado mi camino y no pienso dar ni un paso atrás.

Por último, me gustaría darte un consejo (ojo, los coaches no damos consejos, así que te lo doy como amiga): No intentes hacer el camino de otros, no te compares, no copies. Busca en ti lo que te diferencia del resto, lo que te hace grande.

No vivas sueños ajenos porque sólo con los tuyos podrás alcanzar la auténtica felicidad.

Sigue aprendiendo:

Un comentario de “Cuando el Coaching y yo nos enamoramos

  1. Raquel dice:

    Fantástica! Me ha gustado desde el principio todo estilo, fotografía, lo que escribes… Cómo lo expresas… Ooh! Jajaja… Felicidades! ❤️❤️❤️ Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest