Un límite a tiempo es una victoria.

star coach 005

Este es un tema que me apasiona. Quizás porque veo a diario las consecuencias en la vida cotidiana de la incapacidad de fijar límites: Personas adultas que permiten ser invadidas en distintos ámbitos de su vida y que les supone un profundo sufrimiento.

Si nos interesamos por este tema, nos solemos encontrar artículos, post o consejos para aprender a poner límites a los niños y niñas. Es algo muy habitual y que confieso que he leído con gran interés cuando mi hijo era más pequeño. Con el paso del tiempo y mi experiencia profesional como Coach, me he dado cuenta de que el enfoque está equivocado. (Ojo, considero que es muy importante que una persona crezca con límites).

Y es que el día a día trabajando con mis clientes, me muestra que no solemos prestarle atención a una habilidad fundamental para la vida: Ser capaces de fijar nuestros límites. Cuando estoy trabajando con una persona y presenta inseguridad,estrés o una sensación de incomodidad, en cuanto rascamos un poco, aparece como trasfondo una incapacidad para marcar una línea y colgar el cartel de “no traspasar”.

¡Cómo nos cuesta! Claro… no nos han preparado para ello. De hecho, en vez de premiarnos cuando siendo pequeños, en un momento de lucidez fijamos nuestros límites, se nos tilda de rebeldes. Crecemos pensando que si decimos “no, hasta aquí”, somos malos, egoístas y nos pueden retirar el amor. Y así funcionamos: nos muestran que ser dóciles, no ofender, evitar el conflicto, etc… es positivo. No se trata de forjar una personalidad agresiva, ni mucho menos. Tener empatía y pensar en los sentimientos de los demás es otra de mis habilidades favoritas. De ella hablaremos otro día, que bien merece un post.

Pero jamás, JAMÁS, debemos faltarnos el respeto a nosotros mismos. Es fundamental para desarrollar fortaleza emocional y establecer relaciones sanas el conocernos, amarnos y respetarnos a nosotros en primer lugar.

“Cuando nos dejamos invadir, estamos agrediendo a la persona más importante de nuestra vida, la única que nos acompañará en todo el trayecto. ¿Sabes quién es?”.

Recuerda que nunca podrás dar del todo a los demás algo que te niegas a ti mismo. Queriendo ser generoso para otros, eres egoísta con lo más importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest